Péptidos y proteínas en los cosméticos: Parte 1

Qué son y cuál es su situación reglamentaria

Por el momento y en aras de la argumentación, ignoremos la controversia que rodea al término «cosmecéuticos» (más adelante hablaremos de ello), ya que las proteínas y los péptidos utilizados en cosmética quedan convenientemente englobados en dicho término general.

El término «cosmecéuticos» fue acuñado hace más de 25 años por el profesor Albert Klingman y desde entonces ha entrado rápidamente en el léxico cosmético (más de 1,5 millones de visitas en Google). El término es básicamente una contracción de «cosmético» y «farmacéutico» y, por tanto, encierra la promesa de que tales ingredientes tienen efectos similares a los de los fármacos para el envejecimiento de la piel y otras afecciones cutáneas. Por tanto, implica que dichos ingredientes poseen cierto grado de acción fisiológica, lo que difumina las fronteras entre los ingredientes cosméticos y los principios activos farmacéuticos, también más adelante se tratará este tema.

Un ejemplo de ingrediente cosmecéutico podría ser el de la niacinamida, una sustancia químicamente definida que se utiliza mucho en cosmética con las funciones de mejorar la función barrera de la piel, hidratarla, protegerla de los daños causados por los rayos UV y tener propiedades antiinflamatorias que alivian el acné y la irritación.

Péptidos y proteínas en los cosméticos: función cutánea

Con funciones y reivindicaciones tan interesantes, no es de extrañar que los cosmecéuticos disfruten de un mercado saludable. Según un estudio de Mordor Intelligence, se prevé que el mercado de los cosmecéuticos en América del Norte aumente una media del 8,24% anual, hasta alcanzar un volumen de negocio de 18.000 millones de dólares en 2024.

Como ya se ha dicho, los cosmecéuticos son ingredientes que ejercen una acción fisiológica. Esto es, por definición, lo que hace una proteína o un péptido. Concretamente, se puede pensar en las proteínas y los péptidos como llaves que abren cerraduras moleculares que dan lugar a cambios moleculares que, en última instancia, se manifiestan como cambios fisiológicos observables. Más sucintamente, las proteínas y los péptidos dictan todo lo que te hace ser quien eres.

Conocemos los genes, el código de la vida. Sin embargo, son las proteínas y los péptidos las unidades funcionales que permiten a los genes ejercer sus rasgos. Concretamente, las proteínas codificadas a partir de sus genes respectivos afectan a la apariencia al dictar el nivel de deposición de melanina en el ojo y la piel. A mayor deposición de melanina, más oscuro es el color de los ojos y de la piel. Otra característica determinada por las proteínas es la de la fuerza física. Las miofibrillas, que permiten la contracción muscular, son filamentos compuestos de actina, miosina y titina junto con otras proteínas que las mantienen unidas. El papel de las proteínas en la inmunidad también es integral, ya que los anticuerpos, las citocinas y las quimiocinas son péptidos y proteínas por naturaleza. Lo mismo ocurre con la función cerebral, ya que muchos neurotransmisores son péptidos.

Por último, y lo más interesante para los cosméticos, los péptidos y las proteínas desempeñan un papel integral en la estructura e integridad de la piel. La elastina, proteína de la matriz extracelular, confiere a la piel propiedades de elasticidad que le permiten mantener la forma tras estirarse o contraerse. La filagrina es esencial para la regulación de la homeostasis epidérmica y la función de barrera cutánea dentro del estrato córneo, la capa más externa de la piel. Una vez que la queratina se deposita en la epidermis, es responsable de la impermeabilidad y resistencia de la piel. Al igual que la elastina y la queratina, el colágeno es responsable de la fuerza y la elasticidad de la piel. Dado que es el principal componente de la piel, su degradación provoca las arrugas que acompañan al envejecimiento y, por tanto, es el objetivo más obvio de los tratamientos antienvejecimiento. Además, todas estas proteínas estructurales de la piel están bajo el control de factores de crecimiento como el factor de crecimiento epidérmico (EGF) y el factor de crecimiento de fibroblastos (FGF), lo que significa que su expresión está estrechamente controlada en condiciones fisiológicas normales.

Descifrando el INCI: ¿qué hay en un nombre?

Es obvio que las proteínas y los péptidos desempeñan un papel integral, y a menudo complejo, en la salud de la piel y, como tales, son objetivos muy atractivos para las marcas de cosméticos que pretenden invertir los estragos del envejecimiento. Sin embargo, para comprender mejor estas proteínas y cómo evaluamos su seguridad, primero debemos entender a un nivel más granular qué son, cómo se denominan y cuál es la situación reglamentaria de estos interesantes ingredientes.

Brevemente, se puede pensar en una proteína o péptido como en una sarta de cuentas, cada una de las cuales comprende uno de los 22 aminoácidos. Según la secuencia de estos aminoácidos, la proteína o el péptido pueden plegarse en conformaciones tridimensionales muy específicas. Estas conformaciones son las que confieren a la proteína su función de clave. Una llave con forma específica (péptido) interactúa y abre una cerradura específica (receptor celular) dando lugar a una cascada de mecanismos intermoleculares que, en última instancia, se manifiestan como alguna función biológica (aumento de la síntesis de colágeno, por ejemplo).

La nomenclatura de las proteínas y los péptidos puede parecer confusa al principio, pero es bastante sencilla y lógica. Por ejemplo, una proteína es cualquier secuencia de aminoácidos de más de 50, mientras que un péptido es más de 25. Como tal, la única diferencia entre una proteína y un péptido es sólo el tamaño, y los péptidos pueden considerarse proteínas más pequeñas.

Además, los prefijos calificativos griegos se utilizan al denotar el INCI de los péptidos y proteínas utilizados en cosmética. Por ejemplo, di-, tri-, tetra-, pentapéptido denotan péptidos de 2, 3, 4 y 5 aminoácidos de longitud, y así sucesivamente. Para descifrar mejor los péptidos INCI op, los INCI también se sustituyen por un número que denota una secuencia única de aminoácidos. Por ejemplo, el dipéptido-9 es la secuencia glutamato y lisina, mientras que el dipéptido-10 es alanina e histidina.

Para confundir aún más las cosas, se pueden añadir más prefijos al INCI que indican la modificación química que puede haber sufrido el péptido. Estas modificaciones químicas suelen hacerse para mejorar la permeabilidad y la estabilidad del péptido.

Por último, los péptidos pueden designarse como SH- (humano sintético) o RH- (humano recombinante), este último prohibido para su uso en cosméticos en virtud del reglamento sobre cosméticos CE 1223/2009. Esto se debe a la preocupación por la posible encefalopatía espongiforme humana y ciertas enfermedades víricas que pueden surgir del cultivo de células de mamíferos, dado que muchos reactivos utilizados en el cultivo celular proceden de subproductos bovinos, como el suero fetal de ternera. Por ello, sólo se permiten en el mercado europeo los péptidos y proteínas SH- cuyo gen de partida sea una copia sintetizada del gen humano y no directamente aislada de una célula humana. A continuación se muestran ejemplos de INCI:

Tabla 1: ejemplos de INCI para péptidos utilizados en cosméticos

MacromoléculaSecuencia
Dipéptido-9Glu-Lys
Dipéptido-10Ala-His
Tripéptido-9Asp-Lys-Val
Tripéptido-10Asp-Leu-Lys
Palmitoil Tripéptido-5Palmitoil-Lys-Val-Lys
Acetil Tripéptido-8Acetil-Lis-Val-Lis
SH-polipéptido-51Superóxido Dismutasa producida por fermentación en E.coli. El gen de partida es una copia sintetizada del gen humano
RH-polipéptido-51Superóxido Dismutasa producida por fermentación en E.coli. El gen de partida se aísla directamente de una célula humana

Péptidos antienvejecimiento

Alterar la estructura molecular de la piel modificando la expresión de proteínas clave implicadas en el mantenimiento de la salud cutánea es, por tanto, un resultado muy deseable. Esto se consigue mediante péptidos exógenos (es decir, introducidos en el organismo) capaces de ejercer cambios en las complejas vías que regulan la expresión de las proteínas de la piel.

Brevemente, esto se consigue mediante 4 mecanismos diferentes: mejorar el aporte de oligoelementos necesarios para los procesos, estimular la producción, disminuir la contracción muscular e inhibir los procesos enzimáticos relacionados con el envejecimiento. Hay una serie de materias primas disponibles comercialmente que actúan a estos distintos niveles, con la pretensión de ejercer funciones antienvejecimiento. Se presentan a continuación:

Tabla 2: ejemplos de péptidos con modos de acción molecular antienvejecimiento

Tipos de péptidos utilizados en cosméticaMecanismo del antienvejecimientoEjemplo
Péptidos portadoresMejorar el aporte dérmico de oligoelementos necesarios para los procesos anzimáticos (cicatrización de heridas)Péptido de cobre-GHK
Péptidos señalEstimulan la producción fibroblástica de colágeno, la proliferación de elastina, fibronectina, laminina, etc.Syn®-coll (palmitoil tripéptido-5)
Decorinyl™ (un tetrapéptido)

Péptidos inhibidores de neurotransmisores
Para disminuir la contracción de los músculos faciales y, en consecuencia, las líneas de expresión (relajante muscular)Argireline®,Vialox® y Syn®-ake
Péptidos inhibidores de enzimasInhiben una enzima relacionada con el proceso de envejecimientoProteína de soja glicina (Preregen®) y Sericina

Situación reglamentaria

Es evidente que los péptidos ofrecen funciones interesantes para los cosméticos, y ya hay varias materias primas presentes en el mercado que prometen tales efectos, corroborados por hermosos estudios de eficacia que muestran un aumento del grosor de la epidermis, una mayor producción de colágeno, una reducción de las arrugas, etc. Ya hemos mencionado anteriormente algunos de los requisitos reglamentarios relativos al origen de los genes de partida. Sin embargo, no acaban ahí. De hecho, la mayor parte de la legislación gira en torno a la función de estos péptidos (ya que se ha demostrado que tienen actividad fisiológica), y a cómo se comunican y perciben dichos efectos por el público en general.

Como se aludió al principio, el término «cosmecéutico» se considera controvertido, ya que los ingredientes sólo pueden percibirse como un cosmético, o como un medicamento; «cosmecéutico» implica ambas cosas, ya que no está aceptado por los organismos reguladores a ambos lados del Atlántico. Brevemente, un ingrediente cosmético está destinado a «limpiar, embellecer, promover el atractivo o alterar la apariencia» [Ley FD&C, 201(i)], mientras que un medicamento está destinado a «afectar a la estructura o a cualquier función del cuerpo humano», según la FDA[Ley FD&C, 201 (g)(1)]. Del mismo modo, en la UE, un producto cosmético se define como aquel que tiene la función de limpiar, perfumar, cambiar el aspecto y/o corregir los olores corporales, y/o proteger y mantener en buen estado. Un medicamento se define como una sustancia con propiedades para tratar o prevenir enfermedades en humanos o con funciones para restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas.

Por tanto, es evidente que la distinción entre un cosmético y un medicamento es su uso previsto. Entonces, ¿cómo se establece el uso previsto? Pues bien, esto se hace a través de las afirmaciones del producto, la percepción del consumidor y si los ingredientes tienen un uso terapéutico bien conocido. También hay que destacar por qué una marca de cosméticos querría mantenerse alejada de las afirmaciones similares a las de los medicamentos y, por tanto, de los productos, ya que existen diferencias considerables en cuanto a cómo se prueban, registran y aprueban los cosméticos y los medicamentos. Una diferencia obvia es que los medicamentos requieren pruebas significativas de seguridad y eficacia mediante estudios preclínicos y clínicos antes de su aprobación para el mercado. Por ello, ceñirse a los usos cosméticos previstos ahorrará millones de dólares y años de desarrollo.

Reclamaciones

El uso previsto se establece mediante las alegaciones que presenta el producto en forma de etiquetado, publicidad y descripciones a través de los medios de comunicación populares. Las alegaciones pueden establecer que un producto es un medicamento aunque esté destinado a ser un cosmético. Las reivindicaciones que indican tratamiento de prevención de enfermedades o como alteración de la estructura y/o función fisiológica del cuerpo humano son indicativas de medicamentos. Las reivindicaciones de alivio y mantenimiento se perciben como usos cosméticos previstos. Las alegaciones claras y decisivas pueden considerarse alegaciones sobre medicamentos, mientras que las alegaciones sobre el aspecto pueden considerarse alegaciones cosméticas, como se ejemplifica a continuación. Puedes encontrar más ejemplos en el sitio web de la FDA, ya que se publican todas las cartas de advertencia emitidas por la FDA para productos cosméticos con alegaciones de medicamentos.

Cuadro 3: Declaraciones sobre cosméticos y sus respectivos medicamentos

Reclamación cosméticaReclamación de medicamentos
«Mejora las líneas finas y las arrugas»«Elimina las líneas finas y las arrugas»
«Alivia la piel moteada o áspera»«Repara la piel dañada»
«Adecuado para la piel propensa al acn黫Trata el acné»
«Alivia la aparición de manchas de la edad»«Previene las manchas de la edad»
«Mantiene la firmeza de la piel»«Aumenta el grosor epidérmico»

Percepción del consumidor

Esto implica la concepción de por qué el consumidor compra el producto y qué espera que haga. Esto también depende en parte de la reputación de la empresa que vende el producto. Por ejemplo, los consumidores perciben que un producto trata y previene el acné en función de las afirmaciones presentadas, de cómo se anuncia y de cómo se percibe a la empresa. De este modo, se puede ver que, una vez más, las declaraciones desempeñan un papel enorme no sólo a la hora de informar sobre el uso previsto, sino también sobre la percepción del consumidor.

Ingrediente utilizado

Ciertos ingredientes pueden tener un uso terapéutico bien conocido y, por tanto, marcar un cosmético como medicamento aunque el producto esté destinado a ser un cosmético. Es bien sabido que el flúor previene las caries dentales. Por tanto, las pastas dentífricas con flúor pueden considerarse medicamentos independientemente de las alegaciones en EE.UU., mientras que en la UE la pasta dentífrica con flúor se acepta como cosmético siempre que se cumplan ciertas disposiciones (límite del 0,15% e indicación en la etiqueta de la presencia de flúor).

En última instancia, los cosméticos y los medicamentos se distinguen en función de sus usos previstos, que se rigen principalmente por sus alegaciones. Sin embargo, según el manual del Grupo de Trabajo de Productos Cosméticos sobre productos límite, las sustancias que restauran, corrigen o modifican las funciones fisiológicas ejerciendo actividades farmacológicas se identifican «en virtud de su presentación» (según las reivindicaciones descritas anteriormente) o «en virtud de su función». Esta última «se evalúa teniendo en cuenta todas las características del producto, como la absorción, la concentración, la vía de administración, la frecuencia de aplicación, el lugar de aplicación y el grado de penetración». Todos ellos son principios de la toxicología, y es bastante importante, ya que esto indica que los cosméticos y los medicamentos no sólo se distinguen por el uso previsto impulsado por las reivindicaciones, sino también por la toxicología. Esto es conmovedor, ya que los péptidos utilizados en cosmética ya han demostrado tener prometedoras actividades antienvejecimiento y, por tanto, sí tienen una función fisiológica. Sin embargo, la función que ejercen, y también los posibles efectos secundarios, no los dictan las afirmaciones, sino la ciencia y la biología.

Conclusión

En conclusión, los péptidos y las proteínas son ingredientes cosméticos interesantes dadas sus actividades antienvejecimiento. Ya existe en el mercado una plétora de materias primas cosméticas a base de péptidos, y se investigan más constantemente. Hasta ahora, la regulación de estos ingredientes se refiere en gran medida al origen genético y a las alegaciones. Sin embargo, existe un equilibrio con una actividad fisiológica pronunciada, a menudo acompañada de efectos secundarios que hay que investigar. En la siguiente parte, hablaré de cómo evaluamos la seguridad de estos ingredientes de nueva generación, especialmente en el mundo actual, donde se han prohibido las pruebas con animales. La evaluación de estos ingredientes no sólo sirve para garantizar la seguridad de los productos cosméticos, sino que, como se ha indicado anteriormente, puede ser fundamental para informar sobre la distinción entre cosmético y medicamento en el caso de estos ingredientes tan interesantes y vanguardistas.

Artículo de
Dr. Boris Krivoshiev,
Toxicólogo principal

Author

  • Frédéric Lebreux

    Dr. Frédéric Lebreux is Biorius's Chief Executive Officer and has worked in the cosmetic industry for more than 13 years. He is regularly invited as a speaker or Professor to cosmetic events.

    Ver todas las entradas